Usamos cookies. Tienes opciones. Las cookies nos ayudan a mantener el sitio funcionando sin problemas e informar sobre nuestra publicidad, pero si deseas realizar ajustes, puedes visitar nuestro Aviso de cookies para más información.
Uso de cookies en su dispositivo. Las cookies nos ayudan a mantener esta página web funcionando correctamente y a personalizar nuestra publicidad, pero el uso que hacemos de las cookies depende de usted. Acepte nuestra configuración o personalícela.
×

Diseño inclusivo, accesibilidad y diseño universal

Diseño inclusivo, accesibilidad y diseño universal son tres conceptos de los que últimamente se habla mucho en el ámbito de la UX. En ocasiones, estos términos son utilizados indistintamente para hablar de la eliminación de barreras entre tecnología y personas, pero lo cierto es que se trata de tres aproximaciones distintas.

En este post veremos qué significa cada uno de ellos y cómo conviven entre sí. ¿Empezamos?

Abordaremos, en primer lugar el diseño inclusivo, y lo haremos siguiendo la definición del Inclusive Design Research Centre (OCAD University), que lo explica como aquel diseño que tiene en cuenta toda la diversidad humana con respecto a la capacidad de las personas, su idioma, cultura, género, edad y otras diferencias, con el objetivo de abarcar y satisfacer todas las posibles necesidades de los usuarios.

Así entendido, el diseño inclusivo es un enfoque amplio que, entre otros objetivos, también engloba lo que conocemos como accesibilidad. La accesibilidad es la capacidad de un diseño de cumplir con los requisitos de usuarios que tengan cualquier tipo de limitante u obstáculo. En este sentido, es muy común asociar el concepto de accesibilidad a personas con discapacidades reconocidas y, sin embargo, lo cierto es que cualquier usuario puede enfrentarse a este tipo de barreras en algún momento. Por ejemplo, la interacción con una interfaz de una persona que va caminando por la calle puede verse afectada por la situación lumínica o sonora que le rodea. Por tanto, esa discapacidad no solo tiene que ver con determinados problemas de salud, sino que depende del contexto y en algún momento todos y todas la experimentamos.

Por tanto, ¿dónde determinamos que está el límite entre accesibilidad y diseño inclusivo? Al hablar de accesibilidad hablamos de crear productos que cualquier usuario pueda utilizar fácilmente. Para hacerlo, podemos recurrir a los distintos estándares que han sido elaborados con el objetivo de facilitar esta tarea, como es el caso de las Web Content Accessibility Guidelines (W3C). El diseño inclusivo, sin embargo, va más allá e implica tener presente toda la diversidad de usuarios posible, de forma que el producto responda a todas esas posibles necesidades.

inclusive-design-accessibility

Fuente: Josephine Miller

 

El tercer factor en esta ecuación es lo que se conoce como diseño universal, una metodología que proviene del ámbito de la arquitectura y del diseño industrial, y cuyo objetivo es diseñar productos que pueda utilizar todo el mundo. Aquí la idea es crear UNA sola experiencia que sirva para el mayor número de usuarios posible, sin necesidad de tener que adaptarla a situaciones concretas. Para entenderlo mejor podemos recurrir a los siete principios del diseño universal, publicados en 1997 por un grupo de arquitectos, ingenieros e investigadores liderado por Ronald Mace: uso equitativo, flexibilidad en el uso, uso sencillo e intuitivo, información perceptible, tolerancia al error, bajo esfuerzo físico, tamaño y espacio de acercamiento y uso.

 

seven-principles-universal-design

Fuente: Center for Universal Design

 

Si comparamos el enfoque del diseño universal con el diseño inclusivo, podemos ver que el primero tiene por objetivo que una única experiencia abarque al mayor número de usuarios posible, de ahí que sea habitual encontrarlo en productos tangibles (por ejemplo, una silla). Por su parte, el diseño inclusivo trata de ofrecer soluciones para diferentes grupos de usuarios con necesidades específicas, y por eso es un enfoque más habitual del ámbito digital, donde no es tan costoso tener en cuenta los requerimientos de los distintos tipos de públicos.

Sea como sea, y más allá de estas definiciones teóricas, lo importante es que estos conceptos van ganando cada vez más visibilidad en el ámbito profesional del diseño. Constituyen una dimensión más de la investigación con usuarios y vienen a respaldar la idea de que, para que un diseño realmente funcione, es necesario tener muy presentes a las personas que lo van a utilizar. Solo así podremos aspirar a que sea un éxito.

 


 

*Fuentes bibliográficas:

Center for Universal Design (2011). The principles of Universal Design.

Joyce, Alita (2022). Inclusive Design. Available here

May, Matt (2018). The Same, But Different: Breaking Down Accessibility, Universality, and Inclusion in Design. Available here

Miller, Josephine (2018). Inclusive Design and Accessibility. Available here

Say Yeah (2020)

Unsplash

 

En nuestra compañía